Inicio

El observatorio es una lente sensible a los colores, es intercambiable, muy potente y se desplaza en las tres dimensiones del espacio, en distancias macro, microscópicas. Detecta las posibilidades de mezclas dentro del espectro visible e intenta moverse también en el invisible de infrarrojos y ultravioleta.

Pretende la colaboración multidisciplinar desde una perspectiva participativa para generar el debate e iniciar la puesta en marcha de mecanismos que detecten qué obras han conseguido convertirse en hitos de las ciudades y analizar sus posibilidades de conservación. Proteger, de la manera más adecuada, las obras que a nuestros ojos tendrían que ser Bien de Interés Cultural, aunque la Ley de Patrimonio Histórico Artístico no lo vea así, por eso las llamamos BIComún.

Comments are closed.